Follow by Email

sábado, 13 de marzo de 2010

Pasado-Presente


Llegas, te vas, me buscas, te pierdes, recuerdas, olvidas, me empujas, me rebanas, lastimas, adormeces, toleras, explotas, me muerdes, me ajas, me laseras, me matas y vivo, me dueles, me incineras, me inmolas, me atajas y rebotas, me lanzas, me volteas, me ignoras, te importo, molestas, maltratas.

Estabas, estuviste, estarás, fuiste, eres y serás... eliminarte es imposible, recordarte es penoso, buscarte y aniquilarte es tentador, mirarte e ignorarte es mi decisión... pero tu sombra me persigue, me acosa, me tortura.

Masoquismo que persigue mi naturaleza, la tendencia al dolor recurrente, tu veneno pasa por mis venas dejándolas oscuras, sin vida; te sonríes, te frotas las manos esperando mi caida, esperando la oportunidad de reaparecer y destruir lo poco que dejaste en mí, ese sinismo que te caracteriza, marionetas en el viento moviéndose a tu antojo, y no he podido romper las cuerdas que me dominan, te entregue ya hace tiempo el control de ellas, maldita decision irrebocable que me pervierte y me humilla, me averguenza.

Suplicio constante por tu existencia, por tu mirada fría y sin escrupulos, por tu ponzoña.

Me vendíste, me ofrecíste, me regaláste, me usasté, no importé, te importó, buscaste, encontraste, despreciaste... sinismo retorcido, tu presente me atormenta, tus palabras calan heridas que no cierran.

¿Cuándo acabarás? ¿Cuándo te irás? Odiado, repudiado, sucio pasado... sucios peones de tu juego que se regodean de haberme derrotado, de haber hecho conmigo lo que quisieron, ilúso, incompetente, buscando las sobras de lo que no tienes, buscando siempre lo que no das.

Desaparece, retrocede, evapórate... pasado-presente... ¿Acabarás conmigo, antes de que yo acabe contigo?

lunes, 2 de noviembre de 2009

Je t´aime


La luna se sonroja cuando nos ve juntos, la brisa quiere robar nuestra atención, incluso la lluvia busca un rincón donde filtrarse y quitarnos esa sonrisa de la cara., pero no lo ha conseguido. Caminamos entre las nubes, no somos de este planeta, buscamos un rincón soleado para amarnos y lo encontramos aún en medio de la noche, porque el sol lo hacemos nosotros mismos, nadie nos enseñó a besar, nadie nos dijo lo que había que hacer; solamente el sentimiento fluyo y nos mueve, ahh! Y que besos los que sólo juntos sabemos dar, cuéntame de alguien en el mundo que encaje perfectamente en los brazos de otro, como yo encajo en los tuyos, sentir que el magnetismo existe y que sólo se dá con una persona que hace que tu corazón se acelere y se detenga al mismo tiempo.
Juntos el tiempo no exíste, no hay fronteras ni más bandera que la nuestra, hacemos nuestro propio mundo, y los dardos y ponzoña de la gente no ha podido separarnos, realmente esto es más fuerte de lo que pensé, más grande de lo que algúna vez pude soñar.
Somos dos locos que caminan de la mano, en su camino, con sus reglas, tiernos y apasionados, un milagro de la naturaleza, nuestros instintos nos dominan y no nos asustan nuestras miradas, cambiantes reflejando el interior, porque no podemos ocultarnos nada, porque nos brota por los poros lo que sentimos.
¡Que gratificación tan grande! Sentimos, y no siento. Amamos y no ámo. Reímos y no río. Saber que lo que vivímos lo vivímos juntos, es un sentimiento recíproco que crece, saber que ante todo eres mi amigo, que siempre lo serás y yo lo seré para tí. Mi compañero de sueños en nuestros viajes por la vida, el último amor, el más grande.
Así por siempre seguiremos, despertando la envídia de la luna, opacándo el brillo del sol, acariciándonos con las gotas de llúvia, y jugando con la brisa, las montañas serán nuestro paisaje, y tus ojos mis ventanas, el campo será nuestra cama, siempre disponible, el cielo nuestro techo y las nubes su decoración, las estrellas nuestras compañeras juguetonas en las noches de calor. Una vida, un amor, dos corazón que se convirtieron en uno sólo, porque aprender porque quieren amarse, por siempre dos extraños para el resto del mundo, dos locos de remáte, un amor que te quíta el aliento. Sonrié amor, sonríe siempre, porque tu sonrisa me ilumína el mundo.

lunes, 22 de junio de 2009

ÚLTIMAS LUCES






Aquella tarde el destino quizó hacer un experimento con varios corazones. Así fue como, en su letargo, ella llegó al parque a la hora en que él salía del gimnásio. Él la vió a lo lejos, empapada, bajo la lluvia, y vió en sus ojos, en su rostro, el dolor que él mismo había provocado, y trató de esconderse tanto de aquel rostro como de su propia conciencia. Fue en ese instante que aquel desconocido arremetió en el parque, enloquecido, furibundo, amenazando a la gente con gritos y reclamando justicia, decía algo sobre el asesinato de su jóven hija que había quedado inpune; mientras manoteaba en el aire con un revolver 9 milímetros danzándole en las manos, sudorosas por la euforia, tenía asustada a toda la gente, exceptuando a la jóven muchacha de cabello castaño que caminaba absorta en sus pensamientos y que no había si quiera notado la presencia de dicho extraño.

Ella atravezaba el parque, caminaba sola, sin mirar por donde, sin mirar a nadie, sin pensar en nada, sólo sintiéndose. Con los ojos perdidos en lugares que no existían, buscaba eso que creía perdido. No sabía si estaba dormida o despierta, algo la arrancó del suelo pero no la llevó a ningún lugar, sólo estaba ahí colgando del aire... oprimida por una sensación de abandono que hacía mucho tiempo no experimentaba...

Algunos amigos la llamaron desde la otra calle. No escuchó, no vio, no percibió siquiera que algunas gotas de agua comenzaban a caer. No se sentía capaz de sentir nada que no fueran sus sentimientos, el constante dolor de aquella ausencia no anunciada había adormecido su corazón. Había intentado, en su letargo, seguir como si nada, pero era imposible, no hay salvavidas que sirva cuando el corazón se ahoga en sus propios fluidos, en sus propios sentimientos, profundos, confusos, oscuros, borrosos, masoquistas…

Divagaba. Y sus pensamientos divagaban también en constante recriminación, talvez a si misma por terca e ingenua, talvez a su amor por indiferente y lejano, talvez al mundo por frio, por duro. La presión en su cabeza era casí insoportable, y por un momento pensó que iba a estallar; sus órbitas casí saliéndose buscaban en algún rincón esos ojos que alguna vez brillaron al verla. Pero no, no estaban ahí. ¿Porqué se esconden? ¿Por qué huyen de mí? Aquellos que una vez dijeron adorarme…

Allí estaba, debajo de la lluvia sin sentirla. ¿Cómo sentir las leves gotas de agua cuando por dentro explota una tormenta? ¿cómo sentir frio cuando por dentro se está helado?... Allí estaba, desconectada de la realidad, sola, empapada, suspendida un momento en su existencia…

Derrepente sintió un calor mojado en su cintura... pensó que era el hueco que constantemente sentía en el estómago desde que su ilusión se convirtió en pesadilla... así que como habituaba hacerlo sin darse cuenta, se llevo las manos al estomago abrazando su cintura con fuerza. En ese momento se dió cuenta, ese hueco que tenía ahora manaba sangre. Al verse las manos bañadas en su propia sangre, se sintió desvanecer; y fue ahí en ese momento cuando escuchó esa voz que había esperado escuchar por tanto tiempo, pero esta vez sonaba aterrada y desgarradora... la escucho decir, gritar, gemir, su nombre y sintió como esos brazos tibios que amaba tanto, le sostenían la cabeza a unos escasos centímetros del suelo. Alzo la mirada y…!al fin! Al fin vió esos hermosos ojos, profundos como el mar, oscuros como la noche, esos ojos que ahora la miraban llenos de lágrimas ...

Todo sucedió tan rápido. El policia que intentó detener al demente, la reaccíon agresiva e inconciente del padre desesperado, el gatillo que se jalá sin ningún objetivo, el ruido seco y ensordecedor, los gritos de la gente, el vuelo histérico de las palomas asustadas, la bala encendida en fuego, impulsada por el odio y la venganza y guiada por el viento hasta el vientre de la muchacha, frente a los ojos atónitos de aquel jóven que la amaba, pero que aún no sabía los alcances de su amor.

El jóven corazón de aquel muchacho cobró valor cuando la vió casí perdida y corrio a su encuentro. Cuando la tuvo en sus brazos supo que la necesitaba para vivir, que era el motor de sus acciones y que sin ella no tendría vida. Entre sus lágrimas le pedía perdón y la apretaba fuertemente contra su pecho... ¿cómo había pasado todo esto?

Ella no entendía nada, y tampoco quería hacerlo, lo que le importaba era que estaba ahí junto al pecho de su amor, escuchando nuevamente los latídos de su corazón, su ritmo, su música... una lágrima de alegría se escapó de su ojo y el ágil dedo de su amor la detuvo en la mitad de la mejilla....

Aquella jóven volvió a ser feliz, no existía dolor para ella, no había temor, ahí estaba la persona que más amaba, a su lado y ella volvió a sonreir... ¡Había vuelto! ese amor, ese amor que había estado ausente, un amor que desapareció sin advertencia una tarde de sol, ese amor que lleno de temores e inseguridades prefirió alejarse aunque lo que su corazón sentía todavía era fuerte.

Ese hombre que había dejado de serlo para convertirse en la idea de un amor para alguién más, había decidido alejarse en silencio. La queria demasiado para verla sufrir por su causa, la quería lo suficiente para sentir que no la merecía teniendo tantos temores dentro… pero había vuelto. -Volvíste!- dijo ya con su último aliento, el último, el mejor, el más hermoso –Te amo... nunca me dejes otra vez...

El hombre que arrodillado y con las manos hacía el cielo gritaba, no podía creer lo que había hecho en su desesperación, luchando por la muerte de su jóven hija, había atentado contra otra jóven inocente, y ahora que la veía con atención... esa jóven le recordaba a su hija perdida... no daba credito a lo que sus ojos veían, el remordimiento lo carcomía y en ese momento hubiera cambiado con gusto su lugar por el de aquella jóven.

Aquel jóven juró nunca dejarla, nunca volver a lastimarla... la abrazo con fuerza para después descubrir que ese ser que tanto amaba había dejado de respirar, su rostro hermoso como el de un angel solamente reflejaba paz. Lo había dejado, sa había ido, había alzado vuelo a dónde ya no sufriría por amor.

Así fue como partió ella, dejando a dos hombres al borde de la locura, con el alma en las manos y la frente marchita, así se fue después de padecer, después de sufrir lo que nadie había sufrido. Descansó y continuó un viaje que no tendrá fin.

viernes, 19 de junio de 2009

A LA PRIMERA PERSONA

Esta es una canción con la que me identifico mucho en este tiempo... si bueno aveces uno se siente así pero lo importante es tomarse en serio a uno mismo, para que otros lo tomen enserio a uno. Espero que les guste la letra de este poeta y compositor Alejandro Sanz.

A la primera persona que me ayude a comprender pienso entregarle mi tiempo, pienso entregarle mi fe, yo no pido que las cosas me salgan siempre bien, pero es que ya estoy harto de perderte sin querer (querer).
A la primera persona que me ayude a salir de este infierno en el que yo mismo decidí vivir le regalo cualquier tarde pa' los dos, lo que digo es que ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar.
El oro pa' quien lo quiera pero si hablamos de ayer es tanto lo que he bebido y sigo teniendo sed, al menos tú lo sabías, al menos no te decíaque las cosas no eran como parecían. Pero es que a la primera persona que me ayude a sentir otra vez pienso entregarle mi vida, pienso entregarle mi fe, aunque si no eres la persona que soñaba para qué(¿qué voy a hacer? nada).
¿Qué voy a hacer de los sueños?¿qué voy a hacer con aquellos besos?¿qué puedo hacer con todo aquello que soñamos?dime dónde lo metemos.¿Dónde guardo la mirada que me diste alguna vez?¿dónde guardo las promesas, dónde guardo el ayer?¿dónde guardo, tu manera de tocarme?¿dónde guardo mi fe?Aunque lo diga la gente yo no lo quiero escuchar,no hay más miedo que el que se siente cuando ya no sientes nada, tú lo ves tan fácil, ¡ay amor!pero es que cuanto más sencillo tú lo ves, más difícil se me hace. A la primera persona que me ayude a caminar pienso entregarle mi tiempo, pienso entregarle hasta el mar, yo no digo que sea fácil, pero, ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar.
A la primera persona que no me quiera juzgar pienso entregarle caricias que yo tenía guardadas, yo no pido que las cosas me salgan siempre bien pero es que ya estoy harto de perderte.
Y a la primera persona que me lleve a la verdad pienso entregarle mi tiempo, no quiero esperar más, yo no te entiendo cuando me hablas ¡qué mala suerte! y tú dices que la vida tiene cosas así de fuertes.
Yo te puedo contar cómo es una llama por dentro, yo puedo decirte cuánto es que pesa su fuego, y es que amar en soledad es como un pozo sin fondo donde no existe ni Dios, donde no existen verdades. Es todo tan relativo, como que estamos aquí, no sabemos, pero, amor, dame sangre pa' vivir, al menos tú lo sabías, al menos no te decíaque las cosas no eran como parecían.
Y es que a la primera persona que no me quiera juzgar pienso entregarle caricias que yo tenía guardadas, tú lo ves tan fácil, ¡ay amor!pero es que cuanto más sencillo tú lo ves, más difícil se me hace.
A la primera persona que no me quiera juzgarpienso entregarle caricias que yo tenía guardadas, yo no digo que sea fácil, pero, ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar.

martes, 9 de junio de 2009

Mariposas en el Cielo




Eres jóven sólo una vez, pero inmaduro para siempre...

este pensamiento rondaba muy seguido en mi cabeza, caminé entonces en busca de respuestas, daba pasos milimétricos, de esos que te mantienen con la vista en el suelo, mirando a la nada.

Mi respiración acompasada era casi imperceptible, hubiera dejado de respirar sin siquiera darme cuenta. Si, había mucho ruido a mi alrededor, pero yo no lo percibía, sólo estábamos yo, mis pensamientos, mis temores y el sabor de la soledad.

De vez en cuando las dulces manos de la brisa me acariciaban el rostro y enredaban mi cabello.

Un niño pequeño pasó a mi lado y me sonrió (es imposible declinar bajo el encanto de un niño), después de dar unos pasos en dirección contraria, dudó unos segundos y luego se devolvió corriendo y me entregó una flor que guardaba en su bolsillo, para después escapar corriendo con una risa pícara. Ese pequeño acto de humanidad fue suficiente para sacarme un momento de mi supor; para hacerme reflexionar; para darme al menos una, sólo una hermosa visión que contemplar. Que belleza encuentro en la sencillez de un niño.

Seguí caminando, con la cabeza en las nubes, nunca segura de mi destino. Sin saber cómo llegué al parque principal, pájaros cantando, niños jugando, gente corriendo en su rutina. La inercia me llevó a sentarme en una banca entre dos árboles frondosos... y fue ahí donde pasó, ahí llegaron esas mariposas en el aire, entre el asfalto y el smock del cielo, entre dos estaciones del metro, en esa banca en medio de la gente. Es sorprendente como nos llega la inspiración la luz, así como el amor, en el lugar menos adecuado, en el momento más estúpido. Así llegó la claridad a mis ideas, llegó la respuesta a mis preguntas.

En ese momento entendí, no puedo cubrirlo todo, no habían respuestas, hay cosas que van mucho más allá de la lógica. Cómo levantar la vista en el momento preciso para encontrarme con esa mirada que jamás olvidas, cómo mirar el teléfono justo antes de que suene y saber con antelación en tu interior que es esa persona que tanto quieres, es cómo cruzar la calle y ser testigo al siguiente instante de un choque en el andén donde estaba, cómo observar a alguien y saber con certeza que debo conocerlo, que es especial, luego atreverme y hablarle y descubrir que es verdad y que en alguna dimensión desconocida, en una vida paralela lo conocí.

Hay cosas que sencillamente son inexplicables, no pueden ser planeadas, se dan así espontáneas como mariposas en el aire.

Cada vez habían más mariposas volando a mi alrededor, colores flotando en el aire, y podía ver cómo en sus alas se llevaban mis dudas. Para que preguntarse el "porque?" y porque no disfrutar el "que?".

Me dejaré sorprender, sonreiré siempre que quiera y lloraré cuando tenga ganas, besaré hasta cansarme, amaré sin límites, pondré mi sucursal de sueños en lo más alto del cielo y ahí viviré, daré tantas caricias como pueda, y dejaré que me acaricien, mil mariposas volarán dentro de mi, después de todo...

eres jóven solo una vez, pero inmaduro para siempre.

viernes, 5 de junio de 2009

Querida Luna


Querida luna, hoy me trajiste una flor, un toque de belleza en medio de mi soledad... voy a contarte hoy la historia de todas las noches.


Me desperté derrepente, después de una pesadilla que no recuerdo y ese sentimiento indefinible cavaba afanosamente en mi pecho, ya agujereado antes.


Esa sensación de estar atrapada en una celda sutil e invisible, en una vulgar imitación de una libertad, de una independencia artificial... que no logra engañar a mis instintos más ocultos.


El agujero en mi pecho arde y lo siento palpitar en cada segundo de cautiverio, y duele...


La luna con sus cráteres se identifica con mi corazón, y me mira con compasión, contando las llagas abiertas semejantes a sus cráteres dentro de mi... su luz acaricia los bordes abiertos, sangrantes, que supuran dolor...


Mi querida luna, es imposible, no me sirven tus intentos de calmar mi dolor... espera... si pudieras liberar los pedazos volátiles que quedan de mí, dejándolos volar a su voluntad.


Llévame luna, llévame a tu lado!... mete tu luz tenue entre las rendijas de mi prisión y libera mi alma hacía ti, déjame volar a tu lado, déjame dormir en tu cuna blanca...


Oh querida luna! tú que posees sabiduría, tú que me alumbras en mi soledad, tú mi única amiga... ven no me dejes morir aquí, no dejes que lo poco que han dejado de mí desaparezca; ven luna, ven tú abrazame con tú luz, dáme un poco de tú libertad, de esa que te hace ver tan sublime y hermosa... regálame un poco de tu luz y vete cuando salga el sol, dejándome contradicctoriamente en la oscuridad de mi celda... esta herida, cada vez más grande es insoportable para mí... ya muy pronto no quedará nada, ya no habrá más felicidad... sácame de esta hipocresía que me rodea, de las mentiras que me ahogan, muéstrame un lugar de libertad, sin prejuicios, sin estructuras mentales que me estanquen en un presente monótono y superficial... llévame, luna llévame contigo...

martes, 2 de junio de 2009

LAS TORMENTAS DE MI ALMA




Alucinaciones de colores, es lo que tu produces en mi, como pequeñas partículas de adrenalina corriendo por todo mi cuerpo, algo nuevo que sólo tú fuiste capaz de despertar.

Y yo aquí estoy lista para ser abierta por tu lluvia, como una una flor, abriendo los pétalos uno a uno volviendo a nacer cada vez.

Sólo oír tu respiración es suficiente para soñar, y tus manos paseándose por mi piel me hacen sentir que algo dentro de mi va a explotar, que correrá por mis venas, tocará mi corazón, subirá al cerebro y ahí perderé el control.

Es un sentimiento inefable, una maravillosa locura, es una mezcla de miedo y demencia, de inocencia y seducción, una amalgama de deseo y ternura, de pureza y violencia.

Las hermosas sonatas aceleradas y desesperadas del deseo, las escucho en tu voz, en mi respiración.

Mata tus fantasmas, corta esos nudos en tú corazón que no te liberan para mi, ese día no tendrás ninguna culpa y lo merecerás todo... volaremos juntos.